Tres días en Sanlúcar de Barrameda

Ya me perdonareis, pero el intentar comprimir lo vivido durante el pasado fin de semana en unas breves líneas se me hace algo difícil, por lo que me tomo la licencia de intentar resumirlo con unas pinceladas mal trazadas.
La tarea de descubrir los entresijos de una ciudad como Sanlúcar de Barrameda en tres días se hace prácticamente imposible, pero gracias a Álvaro Girón y su contagioso amor por la villa ribereña, pudimos absorber el máximo de información posible en tan breve intervalo de tiempo.
Ya fuera descubrir lo que realmente significa el cambio de clima que se produce cuando deja de soplar el Levante y surge esa turbina natural que es el Poniente, u observar la puesta de sol mirando hacia el Coto de Doñana desde las terrazas de los restaurantes de Bajo de Guía, produciéndose una maravillosa paleta de colores, o la sensacional vida social que tiene la Plaza del Cabildo, dónde los niños juegan junto a la fuente, mientras los padres se relajan con unas papas aliñás en Barbiana, o unas huevas en la Gitana o una tortilla de camarones o un platillo de caña de lomo en Casa Balbino. Disfrutar de la manzanilla de garaje que te sirven en La Sacristía, mientras comes su fantástico bacalao confitado, o pescar frente las playas del coto, viendo un festival de saltos en aguas turbias de color esmeralda.
Pero no todo ha sido positivo en esta visita. Resulta entristecedora la pérdida cada vez mayor de un conjunto urbanístico histórico tan rico, con la transformación de edificios históricos en verdaderos ejemplos de mala planificación urbanística o movidos por la crisis constante en la que viven las bodegas del marco, que se ven obligadas a vender sus bodegas situados en el interior de los cascos antiguos de las ciudades.
De vinos de crianza biológica y bodegas visitadas, en próximas entradas, intentaré exponeros las sensaciones vividas, ya que pudimos observar las diferencias entre las bodegas del barrio bajo, como Sánchez Ayala, las del barrio alto, como la que tiene Hijos de Rainera Pérez Marín (La Guita) en la calle Misericordia, o en el Sanlúcar Viejo, con la otra bodega que posee la Guita, finalizando por una grandiosa visita a las instalaciones del grupo Estévez (Real Tesoro y Valdespino) en Jerez. Y la suerte de poder compartir un rato de charla con los capataces y enólogos de la bodega. Eso no tiene precio.
Y de paso, ver las viñas, aunque fuese desde la carretera le hace conciliar a uno con la idea que en el Marco también existe un concepto terruñista, dónde la clasificación de pagos, como Macharnudo, Miraflores, Balbaína, Telégrafo, etc. influyen también en el proceso de elaboración, pese a que exista una cierta desconexión mental, desde el punto de vista del consumidor.
Un consejo, si no tenéis a mano un Girón de guardia y tenéis intención de visitar la ciudad, se hace obligatoria la lectura del magnífico artículo aparecido en ElMundoVino.
Más reportes en próximos días.

16 comentarios :

  1. Estupendo, Víctor: aprenderemos un montón de unos visitantes ilustrados y de un guia tan de lujo. Yo estuve el año pasado pero con familia, niños y demás: imposible una aproximación seria al asunto, más allá de la gastronómica (que no perdono, claro). Seguiré con atención tus notas y distinciones entre crianzas de arriba y de abajo!
    Saludos,
    Joan

    ResponderEliminar
  2. ¡No cuentes más!Lo de relajarse los padres mientras los niños juegan y las bodegas en el centro del pueblo es suficiente para considerarlo un paraiso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Quieromásquieromásquieromásquieromás

    ResponderEliminar
  4. Joan, siendo sincero, lo único que podré exponer serán sensaciones, ya que de base sobre el funcionamiento interno de las bodegas, las visitas, más que aportar luz a diversos dudas que tenía, han supuesto aumentar mi desconocimiento sobre estos vinos de crianza biológica.

    LGN y Nopisto, me encantaría explicaros más sobre lo comido, pero no se si por ansiedad, impaciencia o hambre, las fotos de lo comido no han salido muy decentes. Y eso que en el puerto deportivo de Chipiona nos comimos una ventresca a la plancha y unas ortiguillas de mar de aúpa.

    Por no hablar del arroz de pato de la Venta "El Quinto". Yum, yum, yum.

    ResponderEliminar
  5. Por ese arroz de pato ya he pasado yo: de vértigo!!! Y las ortiguillas me vuelven loco: qué rico todo, puro yodo.
    ¿Me das permiso para poner, con la cita adecuada, la foto panorámica de Sanlúcar? No te lo creerás pero hoy tenía pensado publicar un comentario sobre el NPI.
    Un abrazo,
    Joan

    ResponderEliminar
  6. Joan, tienes permiso.

    También he colgado unas cuantas fotos en el limbo. Si te sirve alguna, la puedes utilizar, como bien dices, citando la fuente.

    Te leeremos.

    ResponderEliminar
  7. Acabo de publicarlo, aunque ha salido con un horario mañanero: este programa a ratos hace lo que quiere. Ando desconcertado, la verdad, ante este NPI.
    Muchas gracias por la foto!
    Joan

    ResponderEliminar
  8. Días antes, cinco "amiguetes" estuvimos también por ahí abajo pero fue un Jerez-Express porque todo fue concentrado en un día y "sólo" se limitó a visitar Sánchez de Ayala, la Guita y Grupo Estévez.

    El viaje y el agotamiento mereció la pena con creces. Lástima no tener más tiempo para disfrutar como vosotros!

    ResponderEliminar
  9. Fue un placer tener a los dos víctores en Sanlúcar. Hubieran disfrutado como enanos en la entrega de los premios de Aula Gerión, que este año en la sección de bodegas recayó en Sánchez Ayala: http://www.gerionsanlucar.com/indice.html

    Por cierto, Sanlúcar, a pesar de todos los pesares es una joya. Se han cargado mucho, pero cuando se tiene mucho fondo de armario todavía hay mucho traje que lucir. Y con esa luz maravillosa, pues eso, que luce y reluce.

    Pero para que reluzca una de las ciudades claves en el devenir de dos continentes (Sanlúcar era el puerto "real" cuando Sevilla era Casa de Contratación), hay que luchar, porque hay mucho sinvergüenza por ahí suelto (y no sólo de Sanlúcar, entre los grandes depredadores del patrimonio hay nombres muy sonoros a nivel nacional). No podeis dejarnos sólos, porque es una ciudad patrimonio de todos. Hay que luchar. Lo que están haciendo con este país es una vergüenza.

    Bueno, pues eso, que la próxima vez pescaremos de verdad. Y veremos las otras bodegas grandes, grandes de Sanlúcar.

    ResponderEliminar
  10. Leyéndote y viendo las fotos en el limbo y me ha dado una añoranza!!! Quiero volver!!!QUIERO VOLVEERR!!! Ay!!

    ResponderEliminar
  11. Las gracias a ti, Álvaro, por lo vivido y disfrutado.

    Y enhorabuena a la bodega por el premio recibido. Sin duda la visita que disfrutamos el sábado nos permitió apreciar un auténtico ejercicio de criterio conservacionista de la arquitectura Industrial, que sin duda también forma parte de nuestra cultura.

    Lurka, pensaba que contaría con más tiempo para iros explicando las visitas, pero os pido paciencia, que en unos día irán saliendo.

    Y cuando queráis, repetimos.

    ResponderEliminar
  12. Para mí también fué un placer que disfrutarais de mí compañía :))))) Je, je, je... Ya sabeis que la ironía y lo políticamente incorrecto me va...

    Creo que pillamos unos días fantásticos, y llevados de la mano de Álvaro aprendimos a valorar en un tiempo récord de la grandeza que esconde Sanlúcar.

    No os perdais el discurso de presentación de la entrega de premios de Aula Gerión

    http://www.gerionsanlucar.com/Opinion_Presentacion_AGiron.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Huy, el enlace no aparece correctamente, por si acaso en este nuevo intento probad con:

    http://foros.elmundo.es/foros/viewtopic.php?t=48500

    Y pinchais el segundo enlace y luego "Ver texto de presentación".

    http://www.gerionsanlucar.com/Opinion_Presentacion_AGiron.html

    ResponderEliminar
  14. Vuelco la mirada atrás, en tu blog Victor, para recopilar algo de info que me sirva para la semana que me espera en Agosto muy cerca de Jerez, en Arcos de la Frontera...
    Si tienes un listado de sitios a visitar (ya sean bodegas, restaurantes o tiendas :-)) remitemelo please..:-))

    No pienso dejar títere con cabeza!


    Saludos

    OG

    ResponderEliminar
  15. Ya te vale Óscar. En mi propio blog me ha costado encontrar el enlace para responderte ;-)

    Entre esta visita del verano del 2007 y ahora, hicimos junto a unos cuantos enochalados una incursión en el diciembre del 2008, dónde nos atrevimos con algunos clásicos jerezanos. Pese a ello, te recomiendo encarecidamente, aunque con un poco de geta, que te ilustres con los magníficos reportajes de Encantadísimo. Fue justo con él y con Pistoynopisto, y otros amigos que realizamos nuestra irreductibles incursiones en tierras gaditanas y que mejor prosa que la suya para ilustrarte:

    El enlace a los reportes de Encantadisimo.Disfruta del viaje y que el Poniente te acompañe.

    Saludos.

    ResponderEliminar