Climats et lieux-dits des grands vignobles de Bourgogne

Bourgogne, je t'adore! Pero a veces te pones de un complicado...

Seguramente Borgoña sea la región vinícola más cartografiada del todo el planeta, con todo tipo de mapas, dónde los climats (crus) y lieux-dits aparecen bien delimitados, su exposición e inclinación son calibrados con exactitud y su extensión es medida al milímetro cuadrado. 


Pero sinceramente resulta difícil encontrar una obra que abarque todo el amplio rango de nombres de viñas existentes y separe de forma clara los diferentes tipos de nombres de pagos. Este es el caso de la obra que han escrito Marie-Hélene Landrieu-Lussigny (especialista en toponimia) y Sylvain Pitiot (el omnipresente cartógrafo), editada en francés, con el título Climats et Lieux-Dits des Grands Vignobles de Bourgogne (Atlas et historie des noms de Lieux).

Hay que tener en cuenta que en la Côte d'Or se ha empleado desde tiempos inmemoriales nombres muy diversos que dieron origen a las actuales denominaciones de los Grands Crus y Premiers Crus, reglamentados oficialmente por los catastros que realizó el INAO en 1935.

Sería bueno, por tanto, intentar dejar clara la diferencia entre ambos conceptos. 

El lieu-dit es un término de carácter local que se ha ido empleando para dar nombre a una porción de terreno cuyo nombre surge del uso tradicional. Suele responder a una particularidad topográfica o histórica, cómo pudieran ser los términos geológicos (Les Perrières, Les Cras, Les Grèves), señoriales (Chevalier-Montrachet, Les Richebourgs), de propiedad (Chambertin, Clos du Roi), etcétera. 

En cambio el climat es el nombre que el uso colectivo o privado ha dado a una porción de tierra, preferiblemente productiva de Premiers y Grands Crus, pudiendo ser parte de un lieu-dit, abarcar varios lieux-dits o varias partes de lieux-dits, y que lleva un sobrenombre "en lugar de" o "además" del nombre del lieu-dit. El nombre del climat suele ser el que se emplean para nombrar los Grands Crus y Premiers Crus.

A modo de ejemplo:

La Tâche Grand Cru (Vosne-Romanée) es un climat (6ha 06a 20 ca) que se compone de dos lieux-dits, La Tâche (1ha 43a y 45ca) y Les Gaudichots ou la Tâche (4ha 62a 75ca).

En esta obra hay reflejados hasta 1.463 climats y lieux-dits, y en ella se hace un repaso del origen toponímico de dichos términos. También se exponen mapas de los 34 pueblos vinícolas que componen la Côte d'Or,  separando climats y lieux-dits, e indicando su superficie. Y en cada pueblo que contiene un Grand Cru aparece un listado de productores que en el año 2011 efectuaron la declaración de cosecha en la Confédération des Apellations et des Vignerons de Bourgogne (CAVB).

Sin duda, un libro técnico pero a la vez muy práctico. Obligatorio si quieres entender mejor la Côte d'Or.

Climats et lieux-dits des grands vignobles de Bourgogne 
Autor: Marie-Hélene Landrieu-Lussigny y Sylvain Pitiot
Fecha de edición: 2012
Tapas duras: 418 páginas
Editorial: Éditions de Monza & Éditions du Meurger
Lengua: francés
ISBN-13: 978-2916231204
Precio aproximado: 50-70 euros
Más información aquí: Éditions de Monza & Éditions du Meurger

Wine Atlas of Germany

Va de libros, ¡aviso!

Partiendo de la base de que sirve de bien poco un atlas de viñedos para entender las regiones vinícolas sí no se pisa el terreno, reconozco que disfruto consultándolos y que cada vez que se edita un buen compendio de mapas lo suelo adquirir y devorar. Y como quiera que recientemente han caído en mis manos tres magníficas obras, voy a recomendarlas en sendas entradas del blog. Empezamos:




Wine Atlas of Germany:

En el año 2007 la muy bávara editorial Gräfe und Unzer publicó la original Weinatlas Deutschland escrita por Dieter Braatz, Ulrich Sautter y Ingo Swoboda, una de las obras esenciales para descubrir la magnitud del viñedo alemán. Lo malo, para los que no dominamos el alemán, es que la obra se había escrito sólo en esa lengua. Por suerte, la editorial de la University of California decidió encargar su traducción al inglés a Kevin D. Goldberg y en el año 2014 ha publicado su versión para angloparlantes.

Este libro se muestra como una magnífica herramienta de consulta para los amantes y estudiantes de los vinos germánicos, ya que se presenta una cuidada información gráfica (hasta 67 mapas) y escrita de las diferentes regiones. Mosel, Saar, Ruwer, Rheingau, Nahe, Rheinhessen, Pflaz, Ahr, Mittelrhein, Baden, y las menos conocidas Hessische Bergstrasse, Württemberg, Franconia, Saale-Unstrut, Saxony o Taubertal (región histórica no reconocida oficialmente como Weinanbaugebiete), son explicadas de forma clara, analizando su geología, climatología y viticultura. En ella se realiza una clasificación de los mejores viñedos siguiendo una metodología propia (Exceptional, Superior, Good y Others) y nos hace una breve relación de los productores que los trabajan.

También resulta interesante ver cómo los autores desarrollan puntos de vista diferentes, acercándose y alejándose por momentos, a los criterios que aporta la ley del vino alemán del 1971, y la idiosincrasia actual que ejerce la VDP. Algo que permite una correcta simplificación del complejo entramado legal-burocrático germánico.

Sin duda, una obra esencial.
   
Wine Atlas of Germany
Autor: Dieter Braatz, Ulrich Sautter y Ingo Swoboda
Fecha de edición: 2014 
Tapas duras: 280 páginas
Editorial: University of California Press.
Lengua: Inglés
ISBN-10: 0520260678
ISBN-13: 978-0520260672
Precio aproximado: 40-60$
Más información aquí: University of California Press

Visiones: Incluso las viñas de Puligny lloran tu pérdida


La ambigüedad de sentir la pérdida de una persona que dedicó su vida a exaltar el terruño de Puligny, defender una viticultura que sostuviera dicha grandeza, y saber que su legado perdurará en sus vinos. Hoy los viñedos lloran su ausencia. Descanse en paz, Anne-Claude Leflaive.

Del origen de Grange

La de vueltas que da la vida. No deja de tener cierta gracia que el origen de uno de los vinos tintos más icónicos de Oceanía tenga cierta relación con Jerez.

Después de la II Guerra Mundial se dio un boom del Fino en el mundo anglosajón y la australiana compañía Penfolds Wines no era ajena a este éxito y se dedicó a elaborar su versión-homenaje-copia del Jerez seco. Eran tiempos donde no existía la protección de las leyes de la UE y era común realizar versiones de vinos históricos europeos (Porto, Marsala, Madeira, etc.).

Lógicamente no se dominaba del todo el control de la crianza biológica y se enviaba a los enólogos australianos a Jerez para estudiar las novedades de la vinificación. Eran tiempos de investigación y desarrollo en el Marco. En 1950 Max Schubert (1915-1994), el que fuera histórico enólogo jefe de la casa, visitó Jerez con toda la intención de aprender sobre los secretos de la flor y el encabezado.

De vuelta a casa organizó una visita a Burdeos, dónde de la mano de Christian Cruse (de la conocida familia négociant Cruse, desgraciadamente conocida por el fraude de vino de 1973) pudo probar vinos de la región que con más de 40 años de botellas se mostraban plenos, sublimes e intensos.

Impresionado, esto le inspiró y decidió adoptar un enfoque totalmente nuevo para las técnicas de fermentación y la crianza en madera, con un buen uso del roble nuevo. Para ello empleó las uvas de la Shiraz plantada en la finca del Doctor Penfold en Magill y en Morphett Vale (Adelaide), y el vino fue madurado en barricas nuevas de roble americano durante 12 meses. Se etiquetó como Grange Hermitage aunque no se comercializó (la foto de la botella fue vendida en subastada)

Tan intensa era esa Shiraz que en cata se asemejaba más a un Porto seco que a un claret de Burdeos. Las primeras cosechas fueron complicadas y desde la propia bodega no se veía viable la posibilidad de realizar un vino tinto estructurado, longevo y elegante. En 1957 Schubert recibió la orden de abandonar la producción de Grange; en vez de eso tomó la decisión de envejecer en botellero las primeras cosechas y esperar su desarrollo. El tiempo le dio la razón y el resto es historia.

Si estáis interesados en conocer más sobre Grange se ha editado un libro para coleccionistas:

A year in the life of Grange